jueves, 11 de febrero de 2010

voilà




lo más difícil de narrar siempre es el presente. Su instantaneidad no admite proyecciones, fantasías, desenfoques. Yo no sé si todo aquello existió porque no sé si existe. No sé si son ciertas tus manos [aunque sí sé que verosímiles] bajo la lluvia, y tus ojos como Polaroids [irrepetibles y mostrando más de lo previsto]. Llorabas. Llovía. Quién deja a quién si todos andamos diferidos de nosotros mismos, dejando atrás lo que entendemos para no entender lo insoportable: que cada cual es uno y además no numerable, que vendrán otras, que vendrán otros, que asusta pensar hasta qué punto todos somos intercambiables. Sé que no podré olvidar cuanto vi en tus ojos: el aire ionizado sobre nuestras cabezas, tus manos apretadas [no sé exactamente qué visión pretendían refutar]. Puede que fuera yo quien lloraba, puede que fuera en mí donde llovía. Puede que aún me estés besando, o que aquel martes [por decir un día] jamás haya existido.



Agustín Fdez. Mallo, Carne de Píxel.

5 comentarios:

  1. Magnífico Lolita

    ResponderEliminar
  2. Por fin una buena canción.
    Intuyo que estás atravesando un momento "hardy", ánimo y que te sea leve.
    Te invito a un zumo de grosella para pasar mejor el trago, si te apetece.

    ResponderEliminar
  3. Hola ya estoy otra vez por aqui,despues de que,me borraran el blog,haz el favor,linkeame pues he cambiado el nombre,yo ya te sigo,un saludo..
    http://paratusorejas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Preciosa canción, preciosa chica... si es que a mí lo francés me pierde. ;)

    Y sí, asusta pensar hasta qué punto todos somos intercambiables. O quizá sólo lo parezca, no sé.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado tu canción, y tambien tu blogs.
    saludos

    ResponderEliminar

Quien no lamenta no mama